RESEÑA: "LA CONJURA DE LAS VIUDAS" DE M. H. ISERN

Hoy os presento mi opinión acerca de esta novela de fantasía y misterio, escrita por la salmantina M. H. Isern. [Esta entrada contiene spoilers].

LA CONJURA DE LAS VIUDAS DE LA ESCRITORA M. H. ISERN



Resumen:

La historia se desarrolla en el año 1614, cuando una embajada procedente de Japón llega a la costa española. Hasekura Saemon, nuestro protagonista, es uno de los samuráis a bordo.

La expedición se ve truncada cuando, poco antes de tomar tierra, cae sobre ella una terrible tormenta. Saemon se despierta desorientado, ha sido rescatado por un grupo de mujeres que deciden cuidar de él y llevarle con ellas. No obstante, Saemon empieza a dudar del altruismo de sus anfitrionas y descubre que esconden un oscuro secreto.

¿Qué hará Hasekura Saemon tras su descubrimiento?

Puedes descargar el relato de manera gratuita desde Lektu, aquí:
https://lektu.com/l/m-h-isern/la-conjura-de-las-viudas/7996


Mi valoración personal:

Puntuación: 8 sobre 10.

La conjura de las viudas ha sido un hallazgo estupendo para mi colección. Hacía tiempo que una historia no me transmitía tanta emoción y ganas de saber qué ocurre en realidad. Es una historia de misterio capaz de atrapar al lector de principio a fin.

1. Los personajes están bien definidos y mantienen su secreto bien guardado. Las descripciones son sencillas, sin muchos detalles, lo que da pie al lector a imaginar sus rostros y el tono de voz de cada uno de ellos sin dificultad, algo nada sencillo de conseguir. Las emociones del protagonista están descritas de manera tan acorde a lo que le sucede, que puedes vivir su historia en primera persona. Su pesadilla es maravillosa.

2. La narración es fluida y sencilla. Cuenta hechos históricos entremezclados con fantasía, produciendo una sensación de realismo inmediato. Personalmente, es arriesgado –y muy difícil– mezclar dos culturas tan distintas, como lo son la japonesa y la española y, aún así, conseguir que funcione.

3. Lo único que me falta para que sea perfecta es cerrar algunos misterior que quedan en el aire, como la razón de que todas las pertenencias del protagonista lleguen al lugar donde las encuentra, o el por qué de que la joven mantenga el collar y el abanico en su poder. Al margen de esos detalles, me parece una historia fantástica y muy emocionante.


4. Para finalizar, he de admitir que me quedé con ganas de leer más. El final da pie a que la imaginación rellene la historia sobre lo que puede haberle pasado al protagonista.

Mi objetivo en el blog es hacer visibles aquellas personas que tienen un don maravilloso a la hora de escribir por lo que, tras leer el relato de M. H. Isern, no me pude resistir a pedirle una entrevista. Ella, que es encantadora, no dudó un segundo en responderme y éste es el resultado.


ENTREVISTA A LA ESCRITORA

Antes de nada, gracias por participar en esta pequeña entrevista, M. H. Isern. Tras leer tu libro, pensé en algunas preguntas que me encantaría comentar contigo.


1— Cualquiera que lea alguna de tus historias, se da cuenta de lo mucho que te apasiona escribir sobre la cultura japonesa, ¿cómo surgió la idea de mezclarla con la española? 

Pues fue gracias a Cerbero y al concurso que organizaron llamado Cachava y boina. La historia debía transcurrir en un ambiente rural español y me apeteció participar. El caso es que, estando en pleno proceso de escritura de Shirukuni, me cuesta mucho salirme de la temática “katana y brujería”. Dando vueltas, recordé haber leído sobre samuráis que estuvieron en España hacia el 1600. Ahí encontré la clave. Por desgracia, el relato no fue seleccionado.


2— Como nos aclaras en las notas del final, esta historia está inspirada en acontecimientos reales. ¿Cómo te documentaste a la hora de elegir el momento histórico del relato? Y, en caso de haber ocurrido, ¿hay algún dato o anécdota que descubrieras y que, a pesar de no formar parte de tu historia, te gustaría contarnos? 

Conocí aquel episodio histórico gracias a la novela Shogun de James Clavel, aunque en dicho libro, por fechas, se hace referencia a un viaje anterior al de la embajada Keicho. Busqué información sobre el Date Maru y su viaje. Dado que quería narrar un cuento oscuro, con bosque y brujas, la España de aquella época me pareció un escenario ideal, oscuro y supersticioso. Si sumamos el punto de vista de un extranjero, la situación puede resultar aun más inquietante. 
Como dato curioso y desconocido por muchos españoles, está el hecho de que algunos miembros de la embajada decidieron quedarse en Coria del Río. Se cree que aquellos españoles que llevan el apellido “Japón” son descendientes de aquellos viajeros. 


3— ¿Cuál fue tu mayor quebradero de cabeza al crear la trama? 

La creación del pueblo, ¿buscaba un pueblo real o ficticio? Tampoco tenía claro si habría habitantes masculinos, quizá alguno que apareciera como aliado de Saemon; pero finalmente opté por una sociedad puramente femenina.


4— Como nuevo fan de tu libro, me pregunto si en algún momento pensaste en un final alternativo para La conjura de las viudas. Si es así, ¿cómo te decidiste por el que has utilizado? 

Normalmente cuando pienso una historia muchas veces parto del final, así que desde el principio tuve claro ese desenlace y no barajé otra opción. Las dudas me surgen con el planteamiento y con el desarrollo.


5— Y mi mayor duda es, ¿tienes pensado continuar, de algún modo, con la historia? 

Pues no tenía intención, al menos no con Saemon. Pero, ¿quién sabe? Quizá otro viajero llega a la aldea, o tal vez un detective…


6— Por último, ¿nos puedes recomendar alguna/s lectura/s o saga de libros que te encante y se ambiente en Japón o la cultura japonesa? 

Por supuesto Shogun de James Clavell, del que ya he hablado. También recomiendo a Lesley Downer, mi autora adoptada, especial sus maravillosas novelas La última concubina y La cortesana y el samurái. Recientemente he leído El guerrero a la sombra del cerezo de David B. Gil y me encantó. Y por último, aconsejo echar un ojo a las editoriales Ronin literario y Satori.


Quiero volver a darte las gracias por acompañarnos en este pequeño espacio para literatura.


A mis amantes de la lectura, espero que hayáis disfrutado y os animéis a leer sus relatos. Gracias una vez más por pasaros y comentar.

Gabriel A. Rancel

Próximamente: Trÿa, la leyenda del dios Zanaán

Como ya sabéis, la autopublicación nunca es sencilla y requiere de mucho tiempo, dinero y trabajo. Pese a los imprevistos y la espera, todo está saliendo bien. Ya hay registros, ya tenemos portada y el proyecto es imparable. ¡Qué emoción!
El primer libro de la serie será publicado bajo el título "Trÿa, la leyenda de dios Zanaán", y estoy ansioso por poder compartir la sinopsis de esta historia. Os prometo magia, mundos nuevos y muchas, muchas aventuras pero, sobre todo, os prometo que entre mis páginas habrá valor.

Gracias a todas las personas que estáis aquí, apoyándonos y creyendo en este sueño. Sin vosotras, nada sería lo mismo. Gracias por colaborar compartiendo, comentando y siendo partícipes de todas las formas posibles, ¡sois grandes!

Aquí os dejo una de las primeras imágenes de mi libro. Espero que os guste.



Echa un vistazo a mi página web pinchando aquí.

Mis tres grandes errores al escribir

Hoy os traigo un tema sobre el que llevo semanas pensando y me parecía interesante compartir. He leído muchos blogs de escritoras y escritores que hablan de los errores que han cometido al escribir sus novelas. Aprendí mucho de ellos y decidí comentar también los míos. Como se suele decir, nadie nace aprendido y es estupendo poder aprender de amistades o personas que comparten tus mismos intereses.



No me enrollo más. Mis errores más garrafales fueron los siguientes:


 Mi primer GRAN error:

EL GÉNERO DE LOS PERSONAJES
Cuando acabé el primer borrador de «Trÿa, la leyenda del dios Zanaán», supe que era el momento de conocer la opinión de terceras personas, así que se lo di a mi mejor amiga para que lo criticase. Tras leerlo, me dijo que la idea le había gustado, pero que había cometido un error muy común. Le había dado protagonismo absoluto al sexo masculino y faltaba mucha más presencia de mujers en mi historia.
Me di cuenta de que ella tenía razón. Había chicas, sí, pero no eran muy importantes en la trama. Eso me asustó, porque no era algo que yo hubiera buscado de forma consciente. No tenía ni idea de hasta dónde llegan los mensajes que recibimos todo el tiempo por las redes, libros, series, películas o propagandas donde la mujer tiene escasa presencia y, de tenerla, es porque ese producto está dirigido exclusivamente a mujeres. Los hombres, por lo general, evitan ciertos temas como, por ejemplo, la novela romántica o las películas “para chicas”, que nos venden en packs en los centros comerciales.

Solución:
Me documenté sobre el impacto social que tiene el machismo y los micromachismos que nos rodean. Decidí no ser partícipe de ello, al menos, no mientras fuera consciente. Cogí a todos mis personajes y los sometí a examen. Elegí algunos de los perfiles principales de la historia y les cambié de género. Tenía claro lo que no quería, no deseaba que esas variaciones distorsionaran los caracteres de los personajes. Si ellos habían sido fuertes, valientes y osados, ellas también lo serían. Nada de damiselas en apuros ni debilidades, ni tonterías de esas que nos inculcan como si fuese la realidad. ¿El resultado? Lo veréis pronto.

 Mi segundo error:

SER ESCRITOR DE BRÚJULA
Sí, cometí el error de dejarme llevar por la imaginación sin poner en orden las ideas. Cada cosa que se me ocurría, para allá que iba. Dejé que la emoción dominara la escritura y no tuve en cuenta que aquello podía acabar fatal. Cuando releí Trÿa, me di cuenta de la cantidad de hilos argumentales que quedaban colgados, inconexos o desfasados. Había cambios sobre cambios y tampoco los tuve en cuenta. Iba hacia atrás y hacia adelante según me apetecía. Resultado: caos, caos nivel no sé por dónde cogerlo.

Solución:
Ser escritor de mapa. Me reuní con mi editora y comenzamos una exhaustiva recopilación de datos en post-it que repartimos por toda la pared para hacer el cronograma. Reordenamos la historia para que enlazara, eliminamos, solucionamos y mejoramos las tramas. Un largo trabajo de varios meses que dio como resultado una novela sin hilos sueltos, estructurada y mejorada.

 Mi tercer error:

CREER QUE YA HABÍA TERMINADO
Iluso de mí. Cuando habíamos hecho todo eso, comencé a celebrarlo pensando... ¡ya está! Pero aún quedaba leer el libro entero para saber cómo había quedado. A hacerlo, obviamente, faltaban pequeñas cosas por mejorar. Ya sabéis, hay que ser un crack para saltarse este paso y ni aún así es recomendable hacerlo. No es que vuestra novela no esté bien como la habéis escrito, pero es mejor asegurarse.

Solución:
Leer. Leer y leer. Siempre desde un punto crítico, pero sin volverse un demonio corrector, o nos pasaremos la vida releyendo, quedándonos estancados/as y sin llegar a publicar jamás. Hay que tener ojo crítico, pero no dejarse llevar por la indecisión. ¡Podéis hacerlo!


Mi curiosidad, ¿qué errores habéis cometido? Aprendamos un@s de otr@s.