.

.

Escribir

He oído últimamente, comentarios sobre mi manera de escribir. Incluso diciendo que me envidian por saber expresarme bien. Yo siempre he opinado que todos podemos hacer todo aquello que nos propongamos. No es dificil escribir, sólo has de querer hacerlo y ponerse a ello.
Plasmar las mil ideas que te surgen dentro de la cabeza es la parte más dificil. Tienes que aprender a enfocar la atención en aquellas ideas que resultan principalmente potenciales para extender. Sentirás como un millón de temas cruzan por tu mente y te intentan confundir. Dómalos. Sólo tu propia capacidad de elección podrá derrocar a los distintos pensamientos que te intentarán acaparar. Prepara el terreno. Escoge el medio por el cual vas a expresarte y prepárate para enfrentarte al pánico del papel en blanco. Yo, en mi poca experiencia he aprendido a amar las palabras porque son muy poderosas, pueden hacerte sentir único y a la vez pueden destrozar una vida para siempre. Su poder podría compararse con la magia.
Las palabras deben fluir de ti como si hablaras. Deben mantener un sentido, un ritmo, una concordancia, que te haga sentir que flotas por encima de un lago cristalino donde puedes ver y sentir todo tu interior. Siente al remar con las manos rozando el agua y al abrir los ojos estás inmerso en letras, que a su vez forman palabras... que a su vez, frases, párrafos, textos... y finalmente: tu escritura. Única e intransferible. Tu poder ilimitado te acompañará siempre.
Ahora bien, si de verdad quieres hacerlo, debes leer y releer lo escrito para buscarle el significado. Sino lo tiene... carece de órden, de coherencia y demás, entonces repítelo. Si es a ordenador mucho mejor, mejora el texto, plasma justamente lo que quieres y adórnalo lo justo y necesario.

Te deseo suerte, nos la deseo a ambos.

Gabriel Rancel

Pesadillas

¡Lárgate de aquí de mi corazón maldita pesadilla!
¡Sal de mi mente y mi razón, ya que no existes!
Embustera... traicionera... sibilina...
Pesadilla real: aquella en la que crees estar despierto, ves todo detalle, vives, sientes y padeces cada uno de los sentimientos que te hace revivir de forma forzada, directa y torrencialmente terrible. Ya en una ocasión, un famoso director de cine dijo: "mis pesadillas son lo mejor que me ha podido suceder en la vida". ¡Maldita suerte! Si llego a saber que iban a importar tanto, y que iban a cambiar tantos aspectos de mi vida no me habría despertado. Sólo conozco a dos personas capaces de no despertar de una pesadilla por muy desesperantes que sean. A él, y a mí.
He llegado a soñar cosas terribles e inimaginables, todas posiblemente sencillas de llevar a cabo por una mente lo suficientemente preparada para ello. Despierto de madrugada, siempre diez minutos antes de que lo haga mi despertador. Siempre bañado en sudor, siempre tembloroso. Pero completamente extasiado. Y os preguntaréis... ¿si tan geniales son... son pesadillas realmente?
Lo son. No disfruto de esos largos y extenuantes momentos, pero sí me maravilla el cómo transcurren los hechos. Mi mente es capaz de controlar con todo detalle una escena plena, hasta los más diminutos detalles y eso hay que reconcoerlo, es fascinante. La mente siempre nos sorprende. Muchas personas se cierran en banda buscando significados a todo lo que sueñan. Yo no podría darle un significado de un libro que ha escrito otra persona, cuando jamás ha estado dentro de otra mente que no sea la suya propia.
Paso meses, escribiendo luego dichas pesadillas. Las leo, las releo, le añado todos los detalles, busco las lógicas, los encajes y al final, construyo una nueva idea para un nuevo libro. Quizás con demasiados entrecijos o simplemente, tanta locura que sólo aquellos capaces de pasar por el mismo tipo de sueños, sean capaces de darle un sentido auténtico y no el que le dan las mentes de los aventureros, los cuales su mayor aventura es caerse por un precipicio y aprender a volar. ¡Cuántas cosas ilógicas podemos soñar! Y qué grandes verdades esconden nuestras pesadillas de nosotros mismos... Cómo somos, lo que somos capaces de soportar, ante lo que podemos actuar, lo que nos frena, lo que nos aturde y lo que nos transporta a conocernos un poco más.
Suerte aquél que posee de vez en cuando una pesadilla digna y real. Ya que así, se conocerá un poco más.


Gabriel Rancel

Pensamientos

"La Vida es una rueda donde todos aquellos que están dentro de ella, funciona todo bajo unas condiciones y unas normas de conducta. Los que pertenecen al exterior de esa rueda son aquellos que bajo la creencia de ser libres, están siempre pendientes a los movimientos de la rueda de forma instintiva".
Hoy en día todo el mundo, sin excepción; creemos que somos libres de la opresión y de la corrupción de aquellos que nos creen inferiores de mente. Que piensan que somos un rebaño al que pueden llevar hasta los ríos para que se ahoguen al intentar atravesarlos.
Y se preguntarán... ¿Y todo esto a qué viene? Bueno, personalmente a nada en realidad. Simplemente me he dejado llevar un poco. Ayer vi la película de Alejandro Almenábar "Agora" y disfruté como un niño de todos los hechos no sólo históricos sino de importante valor cultural y fundamental en la vida que llevamos hoy en día. Prejuzgar, juzgar sin conocimientos, la envidia, la manipulación de los hechos para el beneficio propio, etc. Hoy en día en la política actual se ve ese tipo de situaciones en muchos lugares del mundo. Eso sí, que nadie se atreva a cuestionar nada porque será sacrificado. Y lo digo en el sentido literal, así están las cosas hoy en día.
¿Alguna vez te has preguntado por qué la gente agacha la cabeza cuando un niño, que desconoce todo aquello que no tiene que ver con lo más cercano a sí mismo, pregunta por algún dato específico sobre por qué manda el que manda? Porque no sabemos contestar el por qué seguimos el paso en silencio, perdidos mayormente, aceptando el cayado del pastor como si eso fuera todo lo que importa, lo que hay, como si más allá del pastor no existiera un mundo. Marcados por culturas, por ideales, por normas y leyes, por justicias e injusticias, por una jerarquía que cambia según les conviene a ellos, dando la espalda al pueblo. Yo no soy el más inteligente del mundo, pero cuando vi la película de Agora sentí que la protagonista no sólo era sabia sino que además era más inteligente que aquellos que se dejaban engatuzar por el miedo. El miedo corrompe a los hombres y los convierte en un arma peligrosa y autodestructiva. Cultiva tu mente más allá de lo que los demás opinen que es suficiente.
Esperemos que llegue una época en la que la vida no sólo sea "yo tengo la razón y tú haces lo que yo te digo" Os deseo a todos una buena semana. Un saludo.
Gabriel

Teatro y Deseos

Ayer y hoy han sido unos días muy buenos. He podido comprobar que puedo participar en el teatro sin quebrarme. He comprobado que puede llegar a ser de lo más divertido si estás con personas que les gusta lo que hacen. Pero lo más importante, es que he descubierto que realmente puede ser algo más que un hobby para mí. Como ya mencioné por Youtube, ahora mismo estoy estudiando Bachillerato de Artes Escénicas. Los planes principales son: acabar el bachiller e intentar entrar en la Escuela de Actores. Sino pasa nada, si la vida no da demasiadas vueltas hasta entonces y si no se crea un cataclismo, es posible que logre cumplir mis nuevos sueños y metas.
He estado pensando estos dos días en un millón de cosas. Incluso podría decir que me ha "dolido la cabeza por pensar" Hay tantos sueños que había dejado dormitados por miedo al qué dirán, que cuando abrí de nuevo los ojos por primera vez después de varios años dije literalmente: "joder! ahora soy como querían los demás, pero... ¿y lo que quería yo? ¿Dónde quedó eso, Gabriel?" Hoy por hoy, hace ya bastante que decidí que no volvería a permitir que nadie, absolutamente nadie, me encadenara a una serie de hechos y "realidades" que crean para someterme. No. Pues yo, aquí presente, como Gabriel Adey Rancel que me llamo. No soy un objeto con el que se pueda estar jugando hasta que un día se te va la mano, se cae y se rompe en un millón de pedazos. Y es en esos momentos, cuando ese tipo de personas esconden la mano, porque no quieren verse implicadas en el delito. Porque saben, que por mucho pegamento que le pongas a dicho objeto, ya jamás será el mismo. Nada será lo mismo. Ni siquiera el culpable.
Hoy quiero dejaros con éste razonamiento. Más con esta pregunta, tan sencilla como complicada de responder: ¿Y tus sueños, dónde los dejaste aparcados?
Si porque todo aquél/aquella que vive a tu alrededor y dice constantemente que "no puedes" hacer algo, le haces caso sin intentarlo, entonces tendrán razón. Sin embargo, si haces caso a tu mente y a tu corazón, ellos son y serán los verdaderos encargados de guiarte hacia un futuro mejor que el que tienes hoy. No desprecies a los sentimientos, el 99,9% tienen más razones para decirte la verdad sobre ti mismo y tus posibilidades que cualquier persona externa. Nadie te conoce mejor que tú. Eso sí; sólo si quieres luchar. Porque quedándote sentado/a no obtendrás más que una larga y agonizante espera sin recuerdos.

Gabriel Rancel

Sangre fría...

Hola a todos, espero que la salud os acompañe ahora y siempre.

Hoy quiero hacer un pequeño inciso. Porque me siento como si me hubieran apaleado, me hubieran destrozado y barrido como el que barre la arena de la puerta de su casa. No tengo por costumbre poner la oreja en las conversaciones ajenas y mucho menos escribir sobre ellas. Pero hoy, es diferente. Oía hará apenas veinte minutos a mi madre hablando por teléfono con una amiga suya. La magnitud de las palabras que usó me llevó a cuestionarme muchas cosas y no pude evitarlo: pregunté. Y lo que me respondió me ha dejado así de mal. Así de impotente.

Resulta, que ayer le tocaba a una amiga suya una sesión de quimioterapia porque tiene cáncer y está luchando con todas sus fuerzas contra la enfermedad. Y al parecer, en el hospital le negaron el tratamiento porque en su expediente faltaba un papel que no venía siquiera a cuento. No era necesario para continuar con lo que hasta ahora han hecho. Hoy… mi madre hablando con ella, nos hemos visto envueltos en una situación de incapacidad para comprender los motivos fríos e inhumanos que lleva a una persona o grupo de personas, decidir sobre la vida de otras.

No sé hasta qué punto habréis pasado por situaciones de ésta enfermedad. Lamentablemente, siento no dar detalles sobre ella porque hay suficiente por la red pero ninguna da un sentido doloroso de la realidad con la que se vive. Por lo tanto, no entraré en detalles sobre ello. Sólo decir, que no creo que deba existir un ser o grupo de seres capaces de negar a otra persona a luchar por su vida. Porque eso es lo que han hecho. Le han negado la única salida que existe contra el cáncer y de una forma despiadada y con pocos escrúpulos.

Y yo me pregunto: ¿cómo puede un ser humano mirar a otro y decirle que no le va a permitir luchar por su vida; que hoy no puede intentarlo una vez más porque falta un papel que sólo es papel y tinta? ¿Cómo duermen por las noches esas personas que miran a los ojos a un enfermo y le dicen que tiene que esperar a otro día para seguir luchando? Y lo peor de todo esto, es que lo que les falta precisamente a estas personas, es tiempo.

No sé vosotros… yo cada día entiendo menos el mundo en el que vivimos. Tanto avance… tanta seguridad social, tantos pagos, tanto dinero de por medio, para que luego te giren la cara como si tu vida no valiese nada… (Y hago aquí otro inciso; pagues o no la SS todos navegamos en el mismo barco, al mismo ritmo y lo que hoy le pasa a ella mañana nos pasa a nosotros)

Y os dejo finalmente con una pequeña reflexión, que es la siguiente: “Yo puedo admirar los ojos de una persona luchadora que se le niega la posibilidad de luchar por sobrevivir, veo su energía, su fortaleza y cuando me fijo bien, lo que estoy mirando es un espejo. Un reflejo de mí” –Gabriel A. Rancel-.


Gabriel Rancel