.

.

¡Bienvenid@!


¡Hola de nuevo! Gracias por estar aquí. He estado haciendo muchos cambios dentro de la web, muy notables lo sé jeje... Pero quería darle un aire mucho más personal. Las imágenes son fragmentos no sólo de películas sino que además son parte de una vida. Situaciones que han coincidido con el lanzamiento de esas películas, situaciones que me han ocurrido idénticas a algunos fragmentos o incluso, sentirme identificado con ciertas escenas.
También podréis ver que hay un reproductor de música. Iré añadiendo canciones que me han inspirado y que también poseen su afinición conmigo. Momentos que jamás querría olvidar por nada del mundo...
En general, todo tiene un porqué. Quizás mi decisión de cambiar toda la página tiene que ver con que, he aprendido en este medio año que nunca se puede juzgar a nadie por las apariencias, ni que se debe dejar de ser uno mismo jamás. Hoy por hoy, muestro aquí todo lo que soy tal y como soy, con la sinceridad que me caracteriza. De verdad, me alegro que hayas decidido pararte a leer esto pues es muy importante para mí hacerte partícipe de los grandes cambios personales que estoy sufriendo. No sé si te gustarán o no, soy consciente de que es posible que no; pero estoy seguro de que son para mejor, así que sigo adelante. Lo más importante es no dejar de ser quién eres por nadie ni por nada, recuérdalo y será un paso más que darás hacia la madurez.
Que paséis feliz verano y que os sonría la suerte. Un abrazo.
Gabriel A. Rancel

PD: Por cierto Sarita, lo del reproductor te lo he robado a ti XD perdona ni, es que me volví loco buscando uno y no había manera. Es lo que tiene... jaja :P

¿Confías en ti? ¿Y en los demás?

Hace unas semanas que no poseo conexión a Internet y esto ha hecho mucha mella en mi trabajo. La añoranza de las personas que tengo muy lejos, al otro lado del mar, la constante ignorancia ante su estado, cómo se encontrarán, qué harán y si me echan de menos. Situaciones como estas me hacen ver una vez más, lo afortunado que soy de poseer el privilegio de estar aquí día a día. Como hoy.
Llevo muchos años enganchado a Internet, y no como obsesión, ni necesidad, sino conociendo un poco más este mundo ilimitado y sin fronteras. Lo poco que he aprendido, ha sido de vital supervivencia por la red, pero de poco me ha servido en la vida real. Sin embargo, he conocido amistades tan interesantes e importantes como las que tengo a mi alrededor a diario. Una vez, alguien me preguntó cómo es posible que confíe en personas que jamás he tenido frente a mí. Yo ante esto, sonreí, sin contestar. Pasaron varios meses desde que me hicieron esa pregunta. No la había vuelto a formular aunque sí pensaba mucho en ella. Con los años, he aprendido que no se puede confiar en nadie, salvo en aquellas personas que, cuando nos fallan, son capaces de rectificar. Con lo cual, llegué a la conclusión de que no importa lo cerca o lejos que esté una persona de mí, sino la intensidad con la que vivamos nuestra amistad. ¿Qué importa la distancia cuando la comunicación es magnífica? El problema real aquí, es que llegado un punto, la lejanía y la sensación de impotencia que transmite, el no poder coger el coche e ir a ver a esas personas, crea en nosotros una resistencia sentimental ante ciertos sentimientos que hieren y transmiten soledad. No me he llegado nunca a sentir solo con respecto a las personas que viven en la distancia, es más, sí la he llegado a sentir teniendo a las personas bajo mi mismo techo. Y pensaréis: ¿Entonces en qué quedamos? Pues bien, no tengo ni la más remota idea. Sólo sé, que ni el corazón ni la mente, conoce de medidas... las auténticas barreras, las ponemos nosotros. Quizás por seguridad, quizás por desconfianza en nosotros mismos... no lo sé. Aunque me atrevería a aventurar, que se trata más de cuánto nos conozcamos a nosotros mismos, que lo que ocurre a nuestro alrededor.
¿Y tú? ¿Qué opinas?
Gabriel A. Rancel

Cuidemos de lo natural

Hola a todos! Bienvenidos de nuevo a mi blog. Esta semana tengo algo que enseñaros y que para mí es muy importante. Ya creo que todos saben mi pasión por la naturaleza y cómo no! el día de Canarias a mi familia y a mí, nos apeteció ir a recorrer los parajes más hermosos de la isla. Sin embargo, a veces el tiempo es caprichoso y a pesar de la ola de calor, había una calima algo espesa que impidió que sacara fotos nítidas, pero bueno. Pondré algunas, las que más me gustaron, espero que también os gusten. Siempre hay que mantener un vínculo con la naturaleza, no podemos perdernos la oportunidad de conocer un poco más la tierra donde vivimos y explorar aquellos rincones que nos queda por descubrir. Estas fotos os acercará un poco más a mi tierra y aprovecho para decir que es un privilegio para mí poder contar con parajes como estos. Cuidemos la naturaleza todos juntos! Para que siempre sea así de bella. Un saludo y un abrazo para todos!! :)