.

.

Sueños

"Los sueños son sólo sueños, salvo que en el fondo... sean la más pura realidad"

Gabriel A. Rancel

Anoche soñé con infinidad de cosas, pero al despertar sólo recordaba extrañamente tres.

La primera, la tapa de un cubo de basura metálico subiendo por la pendiente, en contra de toda fuerza de gravedad y fuera de toda lógica. Su ruido peculiar y su velocidad, bien podrían describirse en todo un párrafo [...]

La segunda, aquel rostro de una mujer desquiciada, tan lejos de la cordura que asustaba. Sus ansias de atarme a su lado, no dejándome siquiera respirar. Me sujetaba, tiraba de mí, mientras repetía con su voz malévola y sonrisa fría que no podía hacer nada para huír de ella. Sus ojos desorvitados vigilaban todo lo que se movía alrededor, controlando que nadie la viera cometer el secuestro.

Y la tercera, la calma antes de la tempestad... Ese momento, en el que todo parece pararse y permanece esa sensación de que algo está a punto de acontecer y sólo queda esperar y estar alerta para saber por dónde nos llegará... ¿Sabes de la sensación que hablo no? De esa cuyo sentimiento te persigue a cada paso, a cada latido de tu ajetreado corazón que bombea más fuerte que nunca y te hace permanecer alerta al 100%.

Y te preguntarás, ¿por qué me cuenta esto? Muy sencillo, por la misma razón por la que has leído con toda tu atención, porque engancha, porque te atrae, porque te hace sentir empatía y sobretodo, porque te hace ser yo por unos instantes y con ello, no me hace falta dar más detalles. Yo soy tú y tú eres yo, aunque sólo sea durante una fracción de tu tiempo.

Las pesadillas me invaden, rara vez sueño algo lógico y con sentido común. Ayer me explicaron que cuando soñamos, la parte de nuestro cerebro que controla la razón y la lógica se desconecta. Por ello, comprendo muchos de los sucesos que defino casi con total detalle dentro de mi mente al despertar, y no es hasta entonces cuando consigo encontrarles sentido.

A parte de esto, me ayudan a escribir mis novelas, mis personajes, sus personalidades y contenidos personales, su vida privada, quiénes son, qué les ha ocurrido a lo largo de su vida y sobretodo, a ponerles un final. Por ello te lo cuento todo, porque confío en que esta información es válida para todos y sé, que si eres escritor/a, sabrás apreciarla. Y aunque no lo seas, quizás esta noche ya no te den miedo esas pesadillas disparatadas que tanto temes cuando cierras los ojos.

Buenas noches... y dulces sueños.