.

.

Destino

Frente a frente con un destino que se empeña en jugar al escondite conmigo. Me enseña las opciones que otros escogerían, me enseña todo lo que yo querría tener y, cuando ya mi ansia es desmesurada, me cuenta que mi única opción fue siempre la mía. ¿Quién comprende al destino? Que se empeña en jugárnosla... juega contigo y conmigo, sin remordimiento ni castigo.

No podemos evitarlo, está ahí y siempre vuelve. No le importa el karma ni la agonía de sus víctimas. Viene para quedarse hasta que aprendes algo nuevo de él. Recorre los rincones más escondidos de tu alma y desarma cualquier barricada que crees para mantenerlo fuera. ¿Huir? ¡Quién pudiera huir! Mantengo la mano arriba para que vea que sigo aquí.

Si no puedo luchar contra él, me uniré sin remedio a su juego infernal,
donde nos mantiene cautivos a todos desde el principio... hasta el final.

¡Oh, destino! ¡Qué desgracia recaerá ahora sobre mí! ¡Ninguna! Responde irónico, mostrándome la verdad. Nada es lo que parece, tu sufrimiento es un error. No permitas que tu vida la rijan sólo los sentimientos, a pesar de ser lo más importante, a veces hay que aprender a educarlos. Su capricho es excesivo y la condena duradera.

Mantengo ahora firme mi rumbo, porque es hora de decidir por mí mismo lo que quiero de mí.

[Gabriel Rancel]

Amor

Quizá una de las enfermedades, tan terrible como hermosa, es la que todos creemos conocer y que, muchas veces, se la confunde con el deseo. No tiene cura, pero sí tratamiento. En las mejores ocasiones se vuelve crónica, y, cuando se intenta ignorar o evitar, muy dolorosa. Huir de ella es imposible. Lo puedes intentar, pero acabará poseyéndote de una forma u otra.
No es una enfermedad que puedas controlar sus efectos con la mente, no puedes ordenar, pedir, recriminar u olvidar, está ahí y tienes que acostumbrarte a su presencia. En raras ocasiones, se siente por duplicado, puedes confundirte entre las amistades o primeros síntomas, que acaban en nada. Puede obligarte a hacer tonterías, cometer errores, atrocidades o, incluso, dar tu vida por ella.
Y, en el fondo, a pesar de todo esto, todos nosotros sin excepción, anhelamos que nos alcance su poder para sentirnos humanos y especiales. ¿Sabes a qué me refiero? Imagino que sí. Un saludo a todos.


[Gabriel Rancel]

NUNCA es demasiado tarde para encontrar EL CAMINO

No suelo hacer esto por blog, pero creo que esta película lo merece al 100%. Hoy quiero hablarte de
"THE WAY"
Un film de Emilio Estévez.
NUNCA es demasiado tarde para encontrar EL CAMINO
Año 2010.

Tom Avery es un reputado oculista que vive en California. Un día recibe una llamada desde Francia en la que se le comunica que su hijo Daniel ha fallecido en un temporal en los Pirineos. A pesar de que la relación con él nunca fue muy buena por tener una visión opuesta de la vida, Tom está desolado y viaja a Francia para recuperar a su hijo.
Allí descubre que Daniel comenzaba a hacer el Camino de Santiago, lo que le lleva a tomar una decisión que cambiará su vida: decide hacerlo por él. La última oportunidad de un padre para conocer a su hijo se convertirá en la primera oportunidad para empezar una nueva vida.

Una película que recorre los entrañables paisajes que nos obsequia el Camino de Santiago, el cual los peregrinos intentan sobrellevar a su manera sus metas. Una película capaz de sacar de nuestro interior más de lo que podrías imaginar.

No sólo te la recomiendo, sino que te invito, que la veas al menos una vez y me cuentes qué te ha parecido. Por mi parte te diré, que el reparto, los diálogos y el camino en sí, no dejará indiferente a nadie. Sentirás emoción, sentirás que querrás estar en su lugar, querrás visitar la fascinante tierra española a pie.
"Un viaje que vale la pena emprender"