.

.

El Listado


¡Hola! Ya estoy aquí de nuevo. Toca exponer una nueva película que no te puedes perder. Así que añádela a tu lista personal:


ERIN BROCKOVICH es una película del año 2000 dirigida por Steven Soderbergh.


Género: Biografía | Drama.
Guionista: Susannah Grant.

Sinopsis:
Erin Brockovich (Julia Roberts) es una madre soltera que consigue un puesto de trabajo en un pequeño despacho de abogados. Su personalidad poco convencional hará que sus comienzos no sean demasiado alentadores, pero todo cambia cuando Erin comienza a investigar un extraño caso de bienes raíces con unos clientes que padecen una sospechosa enfermedad.
Lo que ella descubre es que una compañía energética está tratando de comprar de manera secreta unas tierras que fueron contaminadas con cromo hexavalente (un compuesto tóxico), que la compañía está colocando ilegalmente allí. Este compuesto está envenenando a los residentes de esa área, que han sido informados de que el cromo es beneficioso para su salud y no es el causante de sus enfermedades. A medida que avanza en la investigación, Erin se encontrará liderando una serie de eventos que involucrarán a su firma de abogados en una de las más grandes demandas laborales en la historia Americana en contra de una corporación millonaria.

Valoración personal:
Esta película está basada en hechos reales y, a pesar de que, a priori puede parecerte un tostón, te aseguro que no te dejará indiferente. Es una película que habla de la importancia de luchar por lo que es justo, a nivel legal y a nivel personal. Erin atraviesa problemas económicos muy graves, que harán que sientas empatía absoluta con ella. Aparecen personajes de los más variopintos y algunos te robarán el corazón.
Además, te adelanto que es posible que haya momentos en los que sea tan grande la empatía que podrás quedarte sin aliento. Tanto el reparto, como sus actuaciones, cumplirá con las expectativas de los más críticos. Por lo que te aconsejo verla, te aseguro que verás la vida con otros ojos.
Sobre todo, se la recomiendo a aquellas mujeres que estén pasando por momentos difíciles, ya sean económicos y familiares, porque Erin será capaz de mostrarte que la perseverancia mueve el mundo.

Un día oscuro... este 10 de noviembre.

He intentado aparentar fortaleza cuando no la tenía. He intentado aparentar serenidad cuando mi interior estaba inmerso en una guerra sin tregua. He intentado no llorar... pero mi corazón y mis ojos me han traicionado.
Llevaba conmigo desde que era una cachorra. La primera vez que la vi supe que era ella. Apenas tenía unos meses y sus dueños la iban a sacrificar si no encontraban pronto un nuevo cuidador para ella. Era una pelusa marrón con el morro aplastado y negro de los bóxer. Dentro de su pequeña jaula era como ver un tornado metido en una botella. No paraba quieta. En cuanto ella me clavó su mirada, sé que lo supo. Yo era a quien ella estaba esperando.
Le dije al dueño que yo me la quedaría y que la trataría como un miembro de la familia. Él no tuvo ninguna duda de que así sería. La metí en el coche loco de contento y mientras volvíamos a casa, iba hablando con ella alegremente, diciendo un montón de nombres al aire, hasta que a ella pareciera gustarle alguno. Sólo un pequeño ladrido cuando llegó el turno de Kiara. Entonces lo repetí y volvió a dar un ladrido. Así que, a partir de ese instante, ese sería su nombre.
Siempre fiel, siempre cariñosa, sólo me quería a mí, daba igual quiénes estuvieran mimándola o quiénes la llamaran, ella no se separaba de mi pierna nunca. Siempre me miraba con sus ojos marrones llenos de vida y  lo hacía como si yo fuera su religión. Me adoraba y yo la adoraba. Pasamos tiempos y momentos difíciles, también pasamos momentos muy tiernos y felices. Cuando la gente me decía: ¡qué cara más fea! Yo les sonreía y les decía: "ignoras el gran corazón que tiene" y los callaba de golpe.
Pasaron los años y se hizo mayor. Poco a poco, los problemas de fragilidad en las patas y el cáncer comenzó a devorarla. Nunca, jamás, se quejó de dolores. Yo sabía que ya llevaba un tiempo pasando malos días, pero ella siempre se alegraba tanto y corría y saltaba a mi lado, para que sonriera para ella. Traje una nueva perrita para que le hiciera compañía cuando yo no estaba. Se hicieron inseparables desde el primer día y, desde luego, tener que compartirme con otra perrita no era su plan favorito en el mundo, pero lo hizo. No se quejó, no se celó ni se enfadó. Me compartió con la nueva, mientras ella sufría en silencio sus dolores.

Un año después, precisamente ayer, día 9 de noviembre de 2012, como cada mañana, fui a verlas. Noté desde el primer instante que algo no iba bien. La llamé, la busqué y la encontré tendida en el suelo, a un lado, sólo gimió una vez, hasta que la encontré. Desde ese instante ya no volvió a quejarse más. Pero me miraba con los ojos llenos de miedo y dolor. Yo la arropé entre mis brazos y pasé todo el día con ella, sin separarme. Intenté darle de comer, pero sólo quería agua. No hacía más que temblar y tener espasmos por el tremendo dolor que sentía. Pero no se quejó, ni una sola vez.
Antes de irme a la cama, y con todo el dolor de mi alma, me despedí de ella llorando. Le dije que no se fuera sin mí, que fuera fuerte, pero que si pasaba, que no se preocupara. Había al otro lado algunos amigos míos anteriores a ella, que la recibirían. Que todo iría bien... que me esperase allí, que pronto nos volveríamos a ver. Me subí a casa, aunque no dormí en toda la noche.

10 de noviembre de 2012.
Por la mañana, oí un quejido y me levanté corriendo. Bajé y no la encontré. La busqué por todas partes y nada. Por un momento, pensé que igual mi hermano se la habría llevado para que no la viera. Lo que quería decir que ya se había ido.
Me dejé caer y lloré. Lloré por no haber estado junto a ella en el momento que más me necesitaba, como ella había estado siempre a mi lado. Y de pronto, oí un pequeño quejido y la vi. Se venía arrastrando como podía hasta donde yo estaba. Corrí hacia ella y la abracé, pidiéndole perdón. Ella cerró los ojos y se dejó mecer por mí. Entonces, lo supe. Ella había esperado como le pedí. Me esperó toda la noche, me esperó a pesar de los terribles dolores. Me dio igual no tener dinero, tenía que hacer algo por ella, se lo debía y se lo merecía más que nadie.
La subí al coche, ella estaba loca de contenta, creyendo que íbamos de paseo. Me descorazoné al verla así de emocionada. Ha sido la peor experiencia que he vivido hasta ahora. He vivido muchas, pero esta ha sido brutal... La veterinaria me dejó a solas con ella unos minutos y le expliqué que lo hacía porque era lo mejor para ella. No sufriría y podría descansar... Me quedé con ella, vi cómo se dormía... Le di un beso y le susurré al oído que la quería muchísimo y que lo sentía...
Ya no despertó.
Regresé con ella a casa y llamé a mi hermano para que me echara una mano con el entierro. Fuimos juntos y la enterramos en silencio. Y él hizo un gesto muy hermoso, puso una cruz sobre la sepultura, que hizo con sus propias manos. Aguanté las lágrimas, aunque me traicionaron. "No te preocupes más, estará bien" Me dijo.
Y ahora he regresado a casa, y no sé ni cómo me siento... Triste... aliviado... asustado... como si se hubiera muerto una parte de mi alma... aún sabiendo que hice lo mejor para ella. Supongo que necesitaré tiempo para recuperarme...

Gracias una vez más por estar aquí, y por compartir mi dolor...

El Listado

¡Hola de nuevo! Toca exponer una nueva película que no te puedes perder. Así que añádela a tu lista personal:


AGORA es una película del 2010 dirigida por Alejandro Amenábar.


Sinopsis:
Siglo IV. Egipto bajo el Imperio Romano. Las violentas revueltas religiosas en las calles de Alejandría alcanzan a su legendaria Biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hipatia lucha por salvar la sabiduría del Mundo Antiguo con la ayuda de sus discípulos. Entre ellos, los dos hombres que se disputan su corazón: Orestes y el joven esclavo Davo, que se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso de los cristianos.

Mi valoración personal, pues es una película basada en hechos históricos (por lo tanto, puede enriquecerte culturalmente.) Es posible que creas que es un tostón, sólo por serlo. Pero te equivocas, esta película será capaz de transportarte a la época de una forma impresionante. Hará que te sientas identificado con los personajes y sientas cada momento, cada mirada y cada diálogo como si realmente te afectara directamente.

Agora es un cúmulo de todo, puedes ver incluso la crítica social y compararla con la actualidad. Te sorprenderán las semejanzas, no sólo en lo negativo sino en lo positivo. No puedes pasar más tiempo sin verla, te aseguro que no te arrepentirás.