.

.

Pensamiento Positivo

La motivación que recibimos en casa y el hecho de sentirnos valorados y apoyados por nuestra familia es muy importante; pero todavía lo es mucho más que aprendamos a no necesitar que los demás crean en nuestras capacidades y que no nos abandone la confianza que tenemos en nosotros mismos.

Hay quien no encuentra la atención, el calor humano y el cariño en su hogar, pero hay que saber ganarse el respeto y el afecto de quienes te rodean (obviamente descartando a esos familiares). Se trata de convertirse en un auténtico líder de sí mismo, siempre siendo humilde y cercano para todos. Sólo te faltará que alguien con autoridad moral y gran influencia sobre ti, muestre plena confianza en tu valía con sus rotundas palabras de optimismo y de esperanza.

Como decía Fénelon, teólogo y escritor francés, "casi no hay cosa imposible para quien sabe trabajar y esperar". Lógicamente surgirán dificultades, pero hay que saber verlas como una oportunidad de superación, como un reto y un nuevo aprendizaje, y no como una barrera que te impida alcanzar tus objetivos. Tendrás la ocasión de autoafirmarte en tus capacidades. Tu entusiasmo arrollador y tu voluntad tenaz e inteligente te conducirán al éxito.

Es probable que tus familiares sigan sin valorarte, aunque ya no lo necesitarás. En lugar de deprimirte y lamentar tu situación, encuentra la mejor solución posible y continúa hacia delante.

Son muchas las personas que, por una u otra razón, se han visto solas o poco motivadas para llevar a cabo su proyecto de vida; pero la mayoría sabe hacer propias las palabras del escritor latino Terencio: "Todas mis esperanzas están en mí". Si además te encuentras en tu camino a alguien tan relevante y motivador que te recuerde lo que vales y que lo puedes todo, el milagro se produce.

"QUIEN NO HA AFRONTADO LA ADVERSIDAD,
NO CONOCE SU PROPIA FUERZA".
Benjamin Johnson (dramaturgo inglés)