.

.

Ilustraciones, Trÿa.

¡Madre mía! ¡Hoy me han enseñado algunas de las ilustraciones seleccionadas para Trÿa y me he vuelto loco! No he parado de dar saltos de alegría alrededor de la diseñadora. Pobre, creo que la asusté un poco esta mañana (o mucho). ¡Nah! En realidad es majísima y se tomó muy bien mis bromas.

Terminar de corregir ha sido duro. Nos ha llevado muchas horas de trabajo y mi editora está feliz. Eso es importante decirlo porque nos ha tocado un trabajo muy gordo y de muchos meses. Ahora ya empezamos a disfrutar de lo trabajado y haber finalizado esa parte ha sido como para destapar champán, aunque nos hemos contenido hasta que hagamos la lectura final. ¡Ains!

Debo admitir que estoy muy contento. Eso sí, aviso que aún nos queda mucho por hacer. Las chicas de maquetación van a tener trabajo durante un tiempo y, mientras, a mí me toca la parte guay, que es estar con vosotros. Eso y trabajar, que por desgracia, ser artista no da para mucho salvo que seas un crack de la industria o tengas respaldo económico. Ya se puede tener suerte. ¿Qué os voy a contar?

Quitando eso, solo me queda por decir que ya tenemos la portada elegida. ¡Y no veáis cómo me gusta! La diseñadora ha dado totalmente en el clavo con lo que deseaba para el libro. Reconozco que soy exigente, sobre todo cuando se han dedicado años de trabajo en un proyecto tan grande como este. Pero en cuanto la vi, supe que era LA PORTADA. Sé que me entendéis. No falta mucho para que podamos hacerla pública. ¡Qué ganas!

Espero tener pronto más noticias para daros, pero esto es lo que hay hasta ahora. Gracias por estar aquí un día más y por el apoyo incondicional a través de las redes sociales. Para mi equipo y para mí, es lo más fundamental.

Que tengáis buena semana. Un abrazo.

Gabriel A. Rancel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!